sábado, 21 de enero de 2017

Ama tus "Para qué "



Antes de hacer o no hacer; decir o silenciar…

Antes de ir o volver, de llamar o enviar un whasap.

Antes de esperar o echar a caminar.

Antes de decir lo que piensas o sientes y dar libertad a tu verbo inquieto.

Antes de reprochar o vengarte.

Antes de quedarte en casa.

Antes de huir o quedarte.

Antes de renunciar  o seguir intentándolo.

Antes de acercarte o tomar distancia.

Antes de abrir o cerrar puertas.

Antes de responder o callar.

Antes de que busques respuestas en espacios ajenos.

Antes de decir Si o decir No.

Antes de dejarte seducir por la soledad.

Antes de iniciar el camino del sufrimiento.

Antes de almacenar los recuerdos tóxicos.

Antes de abandonar a tu cuerpo y dañar a tu mente.

Antes de esquivar una caricia, un beso o un abrazo.

Antes de que tus sabanas se enfríen.

Antes de que te coman el corazón.

Antes de quedarte sin lágrimas y dejarte ir.

Antes de tomar una decisión.

Pregúntate, ¿Para qué?

Fdo. : Raquel Díaz Illescas.

martes, 17 de enero de 2017

Lo que no se empaqueta se ama



Pasamos la vida empaquetando y metiendo en cajas y tirando aquello que ya no queremos, no nos sirve o ha dejado de interesarnos.  Lo empaquetamos y archivamos para renovar, para dejar espacio, para poder volver a amar, sin más.

Empaquetamos las emociones, los afectos, los deseos  y los quereres que se fueron enfriando o que demasiado calientes no encontramos donde colocarlos. Los empaquetamos para tenerlos controlados,  para que no nos duelan, para que nos dejen espacio. Los empaquetamos para que dejen de ser presente, se queden en el pasado y nos permitan vivir el futuro.

Metemos en cajas decoradas o perfumadas, o cajas sin más recortes de vida. Cajas que guardamos en armarios y que nos sorprenden en mudanzas y limpiezas, que nos sorprenden y nos comen todas las palabras y nos dejan con el silencio, sin más. Un silencio lleno de palabras mudas, de imágenes con vida.

Tiramos a los contenedores los corazones tóxicos, las palabras vacías y los silencios sin más.

Pasamos la vida queriendo escribir páginas en blanco. Aprendiendo a dibujar posibles. Construyendo y deconstruyendo sueños. Vinculándonos y desvinculándonos. Pasamos la vida buscando pedazos de felicidad en otro cuerpo, en corazones demasiado mordidos.

Y cada día tenemos una nueva oportunidad de subir el volumen a lo que queremos, deseamos o necesitamos para sentirnos bien, y cada día tenemos una nueva oportunidad para silenciar lo que no nos sirve, lo que nos incapacita o nos resta felicidad.  

Nunca empaquetes tu corazón. Deja que lo amen, lo chupen y lo laman, Deja que lo llenen de palabras y lo acaricien con silencios. El corazón se alimenta de amor, sin más.

Fdo.: Raquel Díaz Illescas

miércoles, 4 de enero de 2017

Carta a los Reyes Magos



Queridos Melchor, Gaspar y Baltasar.

Tengo muchas palabras para escribiros, palabras desordenadas que se han ido almacenando en pequeños compartimentos de mis días y de mis muchas noches.

 Me gusta la Noche de Reyes, aunque reconozco sentir un pellizco de tristeza…

He sido buena. Así empezaba siempre mi carta cuando era niña. Y debo deciros que sigo siendo buena, al menos buena persona. Todos los años me digo que no os volveré a escribir, pero supongo que la niña que hay en mi insiste en hacerlo.

Ha sido un año complicado. Un año de perdidas, de ausencias…  No es necesario que os diga lo que quiero, pues anoche debisteis escucharme  como lo hizo mi almohada.
Estoy segura que alguno de vosotros habrá tomado nota.

No quiero príncipes ni princesas que acompañen mis días ni mis noches, ni tampoco que la adornen. Sin embargo, sigo soñando con posibles. Los dibujo y coloreo y en más de una ocasión me doy permiso para darles vida.

Y es que en mis posibles están las personas que necesito cerca. A todas las quiero y respeto; a muchas admiro; algunas me seducen; de todas aprendo y por alguna mi corazón sonríe.

Aquí os dejo mi carta. Este año un tanto especial (A todas las necesito en mi vida…):

A Carmen, ilusiones que le hagan seguir sintiéndose una mujer bella y en paz consigo misma, y muchos viernes para compartir con quien siempre la estará esperando...

A Luciano, todo aquello que añora.

A Chanín, los sueños no expresados.

A Carlos, amor del que nace de las caricias...

A María, todos los deseos con los que sueña y silencia. Noches serenas y amaneceres tranquilos.

A Paula, mi princesa: un corazón sabio que aprenda a latir en unos ojos limpios. 

A Miren días de sol y noches de plata donde crear espacios para compartir su  sabiduría, y amor cómo y con quien ella desee.

A Nani, espacios donde siempre encuentre abrazos; bocas donde se dibujen sonrisas y se cultiven los besos. Te quieros apasionados y serenos.  

Para Ana Si. Todo el éxito en su piel. Muchos tiempos para regalar y compartir.


Para Martina, Proyectos y experiencias “Con mucho gusto” y para todos los gustos.

A Bárbara tiempos para regalar a quienes la queremos y necesitamos.

A Pipi, valentía para caminar rumbo a noches de abrazos cálidos con amaneceres serenos. Y no olvidéis dejarla muchos desayunos para compartir.

A Tita, corazones románticos, que den cobijo a los besos, las caricias y todos los te quiero.

A Patri (Tocha), fuerza para seguir compartiendo lo que no tiene. Espero seáis muy generosos con ella y escuchéis lo que anhela. 

A Eva, todo con lo que sueña cuando cierra los ojos.

A Evi, besos en sus brazos, caricias para sus palabras, afectos para sus silencios. Presencia para toda su vida.

A Jesús T. Cultivos de “Abrazo de oso”. 

A Rafa R: todos los besos, caricias y abrazos que caben en su corazón (no tengáis miedo a pasaros) tiene un corazón muy grande

Para Eduardo, puertos serenos con sabor a mar.

A David, muchos puntos suspensivos y más puntos y seguidos que den la mano a las palabras.

A Roberto J, proyectos seductores. Muchas palabras y algunos silencios que le abracen en las noches frías.

A Jenny, fuerza para luchar por sus  sueños.  Un corazón inteligente que no se deje comer.

Para Julio, el equilibrio y la serenidad que necesita para amar sin miedos. Una tierra firme donde echar raíces de las que no desee huir. Un amor con sabor a futuro.

A quien escribe… todas las palabras que me permitan seguir entendiendo todos los silencios.

Y para todas ellas y a los lectores/as de Sexualidad Positiva, que encuentren las herramientas suficientes y necesarias para vivir una sexualidad placentera, sin miedos ni prejuicios que les impidan disfrutar de lo que ellos quieran.

Mis queridos Gaspar, Melchor y Baltasar, solo me queda deciros que cada una de estas líneas, está escrita desde la esperanza, pero sobre todo desde el cariño, afecto y amor que siento por todas y cada una de las personas mencionadas, como ya os he dicho más arriba, las sigo necesitando a todas en mi vida.

Y como todos los años, colgaré mis calcetines y cerraré los ojos y seguiré soñando con posibles.

Fdo.: Raquel Díaz Illescas.

sábado, 31 de diciembre de 2016

A quienes me seguís…



Gracias  a todos los que me seguís, gracias  por acompañarme en este año que hoy despediremos.
 
Gracias por vuestros comentarios, opiniones, críticas, aplausos y a veces silencios. De todos ellos he aprendido.

Gracias por haber sido un estimulo para seguir escribiendo cada día.

Gracias por haberme hecho sentir especial en tantas ocasiones.

Gracias por permitirme adentrarme en vuestras emociones y de alguna manera formar parte de vuestra vida. 

Gracias por vuestros afectos, todos me han servido.

Solo espero poder seguir estando a la altura  con mis post.

Os envío un abrazo cálido y todas las palabras que alimentan el amor sano.

U si tú quieres, nos vemos nuevamente en 2017 ;)

Fdo.: Raquel Díaz Illescas.