miércoles, 26 de agosto de 2015

PARA ELLOS: Después de un proceso de desvinculación. Tres tips a tener en cuenta para volver a estar en el mercado. Primera Parte.



Cualquier proceso de desvinculación es doloroso y una vez que pasa quedan ¡los “damnificados” de este desastre emocional. Un periodo de cambios y reajustes en la  vida de la  persona, que vamos a intentar que sea lo más adaptativo y normalizado posible.

 Ha pasado el tiempo, no sabemos  si el suficiente, pero lo que si sabemos es que es momento de ponerse en funcionamiento y volver a estar en el mercado. No hay ganas, probablemente. Poca energía y menos motivación. Si, todo esto es posible y más que probable, pero tienes dos opciones: 

1.      Abandonarte y dedicarte a sufrir el resto de tus días. Envejecer de manera lamentable, quedarte solo….Y un largo etc.

2.      Intentarlo, aunque sea de manera mecánica, aunque no te apetezca, aunque los primeros días no resulte, aunque tengas todos los aunques que quieras…pero no te puedes permitir abandonarte, “dejarte morir”. Hay gente estupenda y maravillosa deseando que le quieran y querer a alguien. Tú puedes ser ese alguien.

Y como entiendo que si sigues leyendo es porque has optado por la opción más inteligente, esto es para ti.

Hay tres aspectos importantes que debes  tener en cuenta  si quieres volver a estar en el mercado. Ya no sirve eso de que quien te quiera te va a aceptar igual. No es cierto. Primero tienes que hacer que se fijen en ti, que les resultes atractivo, interesante, divertido, una persona que merezca la pena conocer. Es por esto que debes trabajar tres tips fundamentales que serán la clave para empezar a caminar en este complicado transito que es el encontrar alguien acorde con nosotros.

1.      Imagen personal: no es cierto que el físico no importe, es mentira. No quiere decir que tengas que tener un cuerpo 10, que posiblemente no lo tengas y tampoco lo necesitas, lo que si es importante es que sepas sacar partido  al que tienes y no le degrades.

2.      Actitudes y comportamientos: Aquí no sirve aquello tan desgastado de: “Yo soy así y quien me quiera me debe aceptar tal cual soy” o eso de “A estas alturas no voy a cambiar”. ¡Error! No eres así, te comportas así. De manera que podemos modificar y aprender otra manera de actuar y que sin duda te facilitará el relacionarte mejor con la persona por la que te sientas atraído.

3.      Lugares donde ir: que existen muchos sitios donde conocer gente es una obviedad, como lo es lo complicado que puede resultar encontrar a ese alguien que nos guste. Y a pesar de que hay muchos lugares en demasiadas ocasiones no hacemos la mejor elección para encontrar la persona que más se ajuste a nuestros gustos y necesidades. Aprenderemos a hacer una selección de aquellos lugares o sitios que más se puedan adaptar a la situación que tenemos en este momento.

Pues bien, esto ha sido una primera introducción o una invitación para todos aquellos “damnificados”  o no, que deseen sentirse y resultar un poco más atractivos en sus futuras relaciones amorosas, sexuales, etc., etc.

Esto es aplicable tanto a los hombres  heterosexuales  como  homosexuales (me centrare en lo que más conozco, los heterosexuales).

Y he querido dedicároslo a los hombres, porque creo que es momento que  vosotros también os pongáis las pilas y trabajéis  algunas cuestiones relacionadas con eso “del gustar”.

Tenemos una cita próximamente. Espero vuestras sugerencias y sobre todo vuestra colaboración.

Cuéntame ¿Cómo es tu imagen? ¿Te gustas?


Fdo.: Raquel Díaz Illescas.

viernes, 21 de agosto de 2015

Oportunidades efímeras.



Piénsame.
  
No me pienses, escríbeme y hazme saber que piensas en mí.

No me escribas, llámame y escucha mi voz.

No me llames, búscame y mírame a los ojos  

No me mires, abrázame y cierra los ojos.

Y ahora si quieres, si puedes, si te atreves y te das permiso para hacerlo, bésame y déjame vivir en ti.

Fdo.: Raquel Díaz Illescas.

jueves, 13 de agosto de 2015

Desde que no vives en mí



Desde que no vives en mi fumo tabaco de liar, bebo Gin tonic y conduzco una Harley-Davidson  y veo las estrellas y leo en la biblioteca libros de bolsillo y veo películas subtituladas  y hago crucigramas y corro maratones. Hago puenting  y juego al pádel, al tenis y al pin pon. Hago encaje de bolillos y también punto de cruz.  He dejado de nadar y de escribir de sexo, de amor y desamor. Ahora escribo artículos de trigonometría.
 
Desde que no vives en mi llevo pirsin en la nariz, tatuajes en la espalda, el pelo como la pantera rosa y escucho a Iron Maiden para dormir.
 Desde que no vives en mi no maquillo mis labios ni me pongo medias ni tacones, me ha crecido bello en las piernas y mi pelo ha dejado de ser especial….Desde que no vives en mi he dejado de ser sexy y gustar a los hombres y a las mujeres también.

Desde que no vives en mi soy creyente, tengo sentimientos de culpa, rezo cada noche  y practico la meditación.

Desde que no vives en mi he tenido tres hijos y a los tres les llamé como tú. En tu honor, cada onomástica cumplo 30 años, o quizá sean treintaitrés o treintaicuatro, dímelo tú. 

Desde que no vives en mi no me masturbo ni lubrico ni tengo fantasías ni miro a otros hombres ni salgo a la calle ni como chocolate ni tostadas con mantequilla  y mermelada de melocotón.

Desde que no vives en mi he conocido a tus amigos y a tus padres y tú y yo somos amigos en Facebook.

Desde que no vives en mi todo ha dejado de estar en su sitio, también yo.

Desde que no vives en mí  yo dejé de vivir en ti.

Desde que no vives en mi he dejado de pensarte, de desearte, de mirarte, de recordarte y de echarte de menos y también de más.

Desde que no vives en mi he dejado de quererte.

Fdo.: Raquel Diaz Illescas. 

lunes, 10 de agosto de 2015

Abrazo de oso


No necesito quererte, ni siquiera que tú me quieras para desear y necesitar que me abraces. Solo necesito que desees hacerlo y que en ese momento que tú lo hagas sientas que me quieres.

 En cada yema de tus dedos, en cada línea de la palma de tus manos, en los bordes de tus codos, en tus bíceps, en tus hombros, reside un abrazo de oso en el que desearía adentrarme….

 Abrazos de oso en las estaciones de tren, estómagos que se encogen, que se relajan, ojos que se cierran, miradas que se eternizan, fluidos  que fluyen,

Abrazos de oso que se silencian, que adivinan, que se esperan,

Abrazos de oso después de un concierto de piano y cuerda,

Abrazos de oso en la arena de la playa, en la arena de tu piel.

 Abrazos de oso entre las sabanas ajenas.

 Abrazos de oso que guardan caricias furtivas, deseos nunca expresados,

 Abrazos de oso que esperan bocas húmedas, sexos lubricados,

 Abrazos de oso cálidos, tiernos, comprensivos…

 Abrazos de oso para la autoestima, para la confianza, para sentir paz.

 Abrazos de oso donde se mece la memoria, donde se balancean las emociones.

 Abrazos de oso para el dolor, para el perdón, para el amor, para la pasión… Abrazos de oso para el adiós, para el reencuentro,

 Abrazos de oso que no se olvidan, que se desean, que se esperan, que se lloran, que se disfrutan.

 Abrazos de oso que buscan en la noche otros brazos a los que abrazar, otro cuerpo al que amar.

 Abrazos de oso que estremecen, que excitan, que protegen, que activan el deseo, que fortalecen el amor, que dan fuerza y energía, que rejuvenecen, que dan salud.

 Abrazos de oso donde habitan las lágrimas, los te quiero, los momentos de soledad… Abrazos de oso donde residen todos los silencios.

 Ahora, aunque no estés a mi lado, cierra los ojos y abrázame.

 
Fdo.: Raquel Díaz Illescas

martes, 4 de agosto de 2015

Mis besos



Hay besos que permanecen en algún rincón de tu boca, en algún rincón de tu sexo, entre los pliegues de tu vientre, entre los valles de tu cuerpo.

Hay besos que se quedan quietos, en silencio y solo esperan, esperan tu boca húmeda, tu saliva gruesa.

Hay besos que mueren, que nacen en otras bocas, en otros labios, en otros sexos.

Y ¿Cómo son mis besos?

Mis besos son de chocolate, de fresa y también algunas veces de melocotón.

Mis besos son dulces, tiernos, apasionados, húmedos, cálidos, calientes, sabios, inocentes, experimentados.

Mis besos tienen memoria y vulnerabilidad y deseo…

Mis besos hablan y callan y silencian y esperan.

Mis besos son como tus pensamientos, como la saliva que tragas al contener tu emoción, como el nudo en tu garganta cuando me piensas, como tu cobardía, como tu risa, como tus días sin mi, así son mis besos, intensos, como lo soy yo.

Fdo. Raquel Diaz Illescas.

domingo, 2 de agosto de 2015

Cada noche



Cada noche mis labios caminan en el filo de tu boca, en los contornos de tu cuerpo, en los límites de tu sexo.
  
Cada noche mis ojos se cruzan con los tuyos, se detienen y te miran.

Cada noche mi cama es más grande, más fría.

Cada noche dibujo con mis labios te quieros que se pierden en mi boca.

Cada noche te leo y te pienso en silencio.

Y cada noche se que sientes mi boca junto a la tuya, mis manos junto a tu cuerpo y mis ojos cuando te miran.

Cada noche mis labios te susurran a tu oído todos mis silencios.

Fdo.: Raquel Díaz Illescas