miércoles, 14 de julio de 2010

Decidme bloggeros/as, , en una primera cita, de qué debemos hablar y de qué no.

Tener una cita, según a qué edades, y para qué personas, forma parte de lo extraordinario, de algo positivo, deseado, novedoso, incluso algo que puede generar ansiedad ante el no saber cómo comportarse, de qué hablar o de qué no. Lo cierto es que tener una cita es para algunas o muchas personas un motivo de satisfacción y que en su deseo está que salga bien, pues como ya sabemos, de lo que queda buen sabor de boca, deseamos repetirlo.


Muchas de las frustraciones que causan las primeras citas, vienen dadas por comentarios poco acertados o apresurados que se hacen en ese primer encuentro, con esa persona a quien no conocemos y que tampoco ella nos conoce. Saber qué cosas favorecen ese encuentro y cuales lo perjudican, hará que la primera cita sea un éxito o un autentico desastre.


Os invito a poner en funcionamiento vuestra inteligencia, intuición, y buenas artes de seducción Para elaborar conmigo, “unas reglas” a tener en cuenta en una primera cita. Imaginemos:


Quedáis con un/a chico/a al que previamente antes os ha presentado un/a amigo/a para tomar algo, y a quien os apetece mucho conocer. ¿Creéis que en una primera cita hay que dejar que actúe la espontaneidad?; ¿de qué se debe hablar?; ¿hay cuestiones que no se deben tocar, preguntas que no se deben hacer? Veamos algunos ejemplos:


1. ¿Es conveniente hablarle de vuestras anteriores relaciones?

2. Si os gusta o no cómo va vestido/a

3. Si es un tanto ordinario/a al expresarse.

4. De las propiedades que tenemos en nuestro haber.

5. ¿De nuestro trabajo, del jefe?

6. Es conveniente escuchar más, o ¿hablar de uno/a mismo/a?

7. ¿Hay que hablar de la familia?

8. ¿Se debe maquillar la edad?

9. Si se tienen hijos/as, ¿se debe decir, hablar de ellos/as?

10. ¿Hay que hablar del curriculum médico?

11. De lo que nos gusta o no en un hombre, o una mujer…

12. ¿Hay que dejar que el/ella pague las copas, la cena o la comida?

13. ¿Debemos hacer un despliegue de nuestros encantos?

14. ¿Confesar nuestros defectos?

15. ¿Mostrar nuestras debilidades?

16. ¿Hacer críticas de otras chicas/otros chicos?

17. ¿Mostrarnos protectores/as?

18. ¿Se debe hablar de sexo, de tus gustos y preferencias?

19. Si te gusta el/ chico/a en cuestión ¿debes decírselo?

20. Si en esa primera cita te apetece acostarte con él/ella, ¿debes esperar a que él/ella tome la iniciativa?

21. ¿Hay que ser sincero/a con todo?, ¿con qué cosas no?


Bien, espero vuestras opiniones y sugerencias. Hagamos uso de la inteligencia emocional.


Fdo.: Raque Díaz Illescas.

2 comentarios:

Mónica Quesada Juan dijo...

Vaya! Qué temazo me perdí con las vacaciones! De hecho es un tema que iba a sacar en breve ;).

Pues personalemnete creo que en estos caso se sobrevalora la sinceridad. En realidad, en las primeras citas hay que "venderse"...y lo entrecomillo porque chirría la palabra, pero si en el primer encuentro te pones de vuelta y media a tí mismo/a...para qué quedar una segunda vez? Si todos/as tenemos virtudes y defectos, parece que nos empeñamos en resaltar los segundos o en inventarnos los primeros. Con lo fácil que es hablar sólo de los primeros! :P

Un besote Raquel!

Raquel dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo Mónica. Venderse bien tiene asegurada al menos una segunda cita. Todos/as tenemos aspectos positivos de nuestra persona, posiblemente la dificultad radique en saberle dar movimiento, jugar con ellos, que nuestro interlocutor lo perciba, dejarle que nos descubra, no tener miedo a que lo haga.

Es importante sabernos especiales, interesantes, seductoras/es, dejar los prejuicios en el primer contenedor que encontremos, dejarnos querer y sobre todo, querernos mucho a nosotras/os mismas/as.

Yo, me siento especial, seductora y estupenda, e intento que “El placer sea mío” y si es posible, también de los demás. ¿Quién da más?.